Un manejo adecuado de la resonancia resulta imprescindible para alcanzar el estado de Ser Humano Completo, así como para crear una sociedad sana. Los intereses individuales  y comunes van de la mano, ya que ambos son la expresión de la misma resonancia. La enfermedad mental de muchas personas de la sociedad moderna es el síntoma de la enfermedad que afecta a la propia sociedad.

Somos uno con el universo entero. Si podemos pensar, es gracias al polvo de estrellas que un día cayó en la Tierra y dio lugar a la vida. Sin embargo, más allá del pensamiento, las personas siempre han sido conscientes de la existencia de Algo desconocido. La relación con lo Desconocido ha sido representada con el lenguaje y las imágenes mitológicas. Sin embargo, la naturaleza de esas imágenes refleja una cultura en particular y, a demás, están sujetas a cambios que vienen a través de la evolución. Nuestro digitalizado mundo global necesita nuevas imágenes y un lenguaje nuevo para representar una realidad que permanece inmutable.

Como partículas en movimiento de la corteza terrestre, todos somos los portadores de nuestro destino, al que damos forma a través de la causa y efecto, dependiente de nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestros deseos. Si estas acciones, pensamientos y deseos se riñen con el todo dentro del cual tienen lugar, el efecto será negativo. Este efecto negativo constituirá a su vez el inicio de una cadena de efectos negativos. Hace relativamente poco tiempo que en la cultura occidental hemos olvidado este proceso de interconexión.

En este mundo globalizado, nos vemos en la necesidad de buscar aquello que nos une, y no aquello que nos separa. Hemos de regresar a la base y, con ojos fenomenológicos, ver las ideologías religiosas y laicas como lo que son, para descubrir lo que verdaderamente significa ser humano. El pensamiento moderno va progresivamente validando la sabiduría ancestral según la cual todas las formas de vida tienen en común el estado trascendental del ser. Una vez que esta realidad haya sido de nuevo integrada con solidez en nuestra orientación y estemos dispuestos a ser coherentes con lo que esto implica, todas las culturas volverán a recuperar su vitalidad y empezarán a revertir el ciclo de destrucción.

Los sabios de la antigüedad en India predijeron la etapa de destrucción al final del Kali Yuga. Ésta es la etapa en la que las grandes ideologías están obsoletas y las religiones han perdido su verdadera naturaleza. Ésta es la era en la que todo se vende y una única moneda ha remplazado todos los demás valores. Y tal como predijeron los sabios, hay sólo un modo de sintonizar con la esencia del ser. Y es por medio de la repetición del nombre.

El Yoga de Nâm expresa la importancia de trabajar con la resonancia y, por tanto, una necesidad urgente y global. Ya ha pasado el tiempo para las ideologías. Y la filosofía nos muestra una y otra vez que el razonamiento mental no nos proporciona una respuesta final. Nosotros somos la respuesta; el ser que somos es la respuesta. Una vez más, tenemos que sacralizar nuestras vidas realizando la naturaleza trascendental de cada instante.

Para ello, el Aliento es el instrumento por excelencia, una herramienta antigua que ha sido traspasada de generación en generación en diferentes tradiciones espirituales. Hasta ahora se había considerado exclusiva y normalmente reservada aquéllos que hubieran sido iniciados. Sin embargo, el momento de su expansión es ahora.

La alquimia que produce el Aliento escapa a la comprensión humana. Solamente al usarla puede descubrirse su relevancia. Y esta relevancia es tan específica, que será expresada de diversos modos para cada individuo. Los practicantes del Yoga de Nâm están unidos por un objetivo común pero cada uno está a su vez involucrado como ser independiente y autónomo.

Hay tres condiciones para que se produzca la alquimia misteriosa del Aliento:

Debe haber sido recibida en una forma concreta. No se puede elegir según preferencias.

No debe compartirse con nadie de forma oral ni escrita, porque al compartirlo se reduciría el misterio y su cualidad de verticalidad exclusiva se contaminaría de la influencia horizontal.

Una vez se ha recibido el Aliento, su alquimia se fortalece sólo mediante su práctica. Se aconseja usarlo durante el día siempre que no se estén llevando a cabo otras tareas que requieran de atención. Aunque olvidarse del Aliento después de un tiempo es algo natural, volver a él como si se regresara al hogar espiritual forma parte de su misteriosa alquimia.

Ponte en contacto con nosotros para consultar las posibilidades de recibir el Aliento